Exposición "Lugares Habitados" 9 fotos

Thumb consorcio museo etnografico extremeno gonzalez santana Museo Etnográfico Extremeño González Santana
  • Exposición
  • Museo Etnográfico Extremeño "González Santana"
  • Fotografía
  • Lugares Habitados
  • Lorenzo López Lumeras
  • Museo Etnográfico "González Santana"
  • Vistas totales: 510
  • Vistas de la colección: 181
  • Vistas de las fotos: 329

El viernes 6 de mayo fue inaugurada en la Sala de Actividades Alternativas  la exposición Lugares Habitadosdel fotógrafo Lorenzo López Lumeras.

Nacido en Plasencia en 1961 y afincado en Badajoz,  López Lumeras es músico percusionista de la Banda Municipal de Badajoz así como profesor de esta especialidad en la Escuela Municipal de Música

Comienza a hacer fotografías en el año 2000. Desde entonces pertenece a la Agrupación Fotográfica Extremeña (A.F.E.).

Interior del Forte da Graça en Elvas, antes de su restauración

Aunque su formación es, sobre todo, autodidacta, ha realizado cursos de revelado en blanco y negro y de iluminación de estudio, centrándose en su obra artística.

Asiste regularmente al festival de fotografía Photoespaña, en Madrid.

En los últimos años ha celebrado 15 exposiciones individuales en Extremadura, Portugal y Salamanca, y ha estado presente en más de una treintena de colectivas, en colaboración con la Agrupación Fotográfica Extremeña (A.F.E.), el colectivo Prisma de Badajoz y otras instituciones. Forma parte, como miembro permanente, de la selección anual llevada a cabo por la Asociación de Artistas del Barrio Histórico de Badajoz, con la colaboración de la Diputación.

Actualmente prepara varios proyectos personales para exponer y publicar en forma de libro, entre los que se encuentran las ilustraciones de Caminando sobre el vacío, de J. M. Gaspar y Artesanía de Fez (Marruecos).

En Lugares Habitados, Lorenzo López muestra 16 fotografías tomadas en Badajoz, Cáceres, Tánger y Elvas

El autor de la exposición define sus imágenes como la ausencia de los que habitaron, la presencia de sus objetos, sus actuales moradores ocasionales viviendo al límite en sitios en los que la imaginación se despliega sin límites y el fantasma del miedo aparece. La vida vegetal se va apoderando de sus muros y gracias al agua se dibujan formas y se crean colores. Una reflexión sobre el paso del tiempo y la transmutación.