· ·

Encuentro de mujeres gitanas en Plasencia.
El Presidente del Parlamento resalta la implicación de la mujer en la cultura del pueblo gitano y su importante papel integrador
9, nov, 2012.- El Presidente del Parlamento de Extremadura, Fernando Manzano ha destacado, en la mañana de hoy, la implicación de la mujer en la cultura del pueblo gitano y su importante papel integrador. Estas declaraciones las ha efectuado en su intervención en el Encuentro de mujeres gitanas que está teniendo lugar en Plasencia.
Manzano considera que “nada de lo que ocurre en Extremadura nos es ajeno a los parlamentarios”, y la presencia del Presidente de la Cámara en estas actividades “tiene un sustrato común, acercar el Parlamento al pueblo extremeño”. El Parlamento Extremeño ha refrendado en varias ocasiones su apoyo a la cultura gitana, mediante declaración institucional e iniciativas legislativas tendentes a la mejora de sus condiciones de vida.
El Presidente del Parlamento ha aludido a “Una faceta, la de la cultura gitana, con un fuerte componente de tradición oral y dónde, de una manera imaginativa, se justifican distintos aspectos del estilo de vida gitano. Un modo de vida y valores gitanos, como la libertad, la autonomía, el profundo rechazo que les provoca -aparentemente- una vida centrada en el trabajo, el antimilitarismo o la siempre enriquecedora hospitalidad. En cualquier caso, es excelente esta oportunidad para sumergirse en un mundo desconocido, para muchos, encuadrado -a menudo sin intención- en estereotipos negativos. Un pueblo gitano vinculado, en sus condiciones de vida, durante muchos años al nomadismo, una característica que el paso del tiempo hace decaer pues muchos de los ciudadanos gitanos, ahora, son sedentarios, de modo permanente o semipermanente. Un pueblo, que sabe adaptarse a las circunstancias, a las necesidades y a las exigencias de cada momento.
Manzano ha concluido su intervención recordando que “son muchos los signos de una evolución positiva en la manera tradicional de vivir y pensar de los gitanos, como el deseo creciente de instruirse y lograr una formación profesional, la mayor conciencia social y política, que se expresa en la formación de asociaciones, de hecho hoy participamos en la actividad de una de ellas, la participación de en las administraciones locales, regionales, nacionales y, no hay mejor foro que éste para decirlo, la creciente presencia de la mujer gitana en la vida social y civil”.