· ·

Las setas son frágiles y es necesario cogerlas con las precauciones que merecen, dirigidas tanto a la protercción de la naturaleza, como a la satisfacción del paladar.