Hoy es Viernes 26 de Mayo de 2017
Diputación de Cáceres
Cordero agradece a los trabajadores de la Casa su compromiso y esfuerzo por la provincia
  • Publicado: 19/10/2015 19:14
  • por: extremadura.com
  • 183

La Corporación Provincial celebra la festividad del patrón de la Institución, San Pedro de Alcántara, y homenajea a los jubilados durante el último año. A continuación, se ofrece el discurso de la presidenta Charo Cordero.

Discurso institucional de la presidenta en la Festividad de San Pedro de Alcántara, 19 de octubre de 2015

Pocos meses han transcurrido desde mi toma de posesión como presidenta y muchos temas han pasado ya por la mesa de las decisiones a las que se sienta mi equipo de gobierno. Una presidenta aprende rápido que no es nadie sin su equipo y aprende más rápido todavía cuánto necesita al equipo de recursos humanos de la Diputación. Y qué rápido anhela que ese equipo pueda sentirse igualmente su equipo.

   En la fiesta de San Pedro de Alcántara homenajeamos a las personas que se retiran de la vida laboral (de la activa os pido que no os retiréis nunca). Han sido años de trabajo, de buenos y no tan buenos momentos, pero siempre, y lo sé, dejándoos la piel por esta casa que es la casa de todos los cacereños y cacereñas. Gracias de verdad por el esfuerzo, por el tiempo, por el trabajo bien hecho que nos habéis regalado a todos.

   Nos hacéis ya sentir vuestra falta, y como no puede ser de otra manera os dejamos hoy aquí en este acto el testimonio de nuestro reconocimiento, de nuestro agradecimiento. Y un recuerdo muy muy especial para Adela: querida Adela, NO tenemos la sensación de que te hayas ido, sigues entre nosotros y espero que este homenaje te llegue de una manera muy especial. Sigues en esta casa, que la hiciste tuya. Gracias, Adela.

   Quiero añadir a mi personal aplauso a vuestra labor profesional, mi deseo de que este nuevo periodo que iniciáis sea una etapa vital, llena de las mejores experiencias, de nuevos proyectos junto a los vuestros. Que disfrutéis y llenéis el tiempo libre y que, ojalá, en el camino encontréis nuevas vías en las que todo el bagaje que atesoráis pueda ser útil para seguir construyendo nuestra sociedad.

   Junto a este testimonio sirva también este día para la expresión de gratitud que la presidencia debe hacer a todos los trabajadores y trabajadoras de la institución provincial. Agradecimiento en nombre de todos los ayuntamientos de la provincia de Cáceres a los que dedicamos todos nuestros esfuerzos.

   Sois vosotros y vosotras, los que estáis aquí y los que habéis terminado vuestra misión, los que hacéis posible esta labor de servicio tan requerida en nuestros pueblos y tan útil a la ciudadanía. Los que sois capaces de hacer respuestas rápidas y acertadas. A todos os pido que contempléis los objetivos de esta corporación como vuestros propios objetivos. Son sencillos de interpretar y de comprender. Hemos tratado de atender lo que los pueblos nos expresan como sus nuevas necesidades para aparecer en los mapas del desarrollo, para trabajar conjuntamente construyendo un futuro para sus gentes y oportunidades para el empleo y para sus empresas. Desde ya os agradezco que dediquéis vuestra profesionalidad a favorecer que nuestros pueblos sigan viviendo, ofreciendo servicios y cuidando de nuestra gente y de esos paisajes que de una manera sincera muchos visitantes admiran y que todos disfrutamos.

   En este año, la fiesta de San Pedro de Alcántara tendrá un punto especial. Vamos a intentar que los pueblos y las personas para los que trabajamos puedan mostrarnos igualmente su aliento. Y para ello deben conocernos mejor. Es por eso que durante toda esta semana la Diputación estará abierta a la gente. Me corrijo, siempre lo está. Pero estos días la abrimos para que nos visiten, para que conozcan nuestras sedes, para que reconozcan nuestro trabajo y que sientan nuestro esfuerzo. Qué mejor homenaje podéis tener que éste.

   A esta presidenta no le gusta que vuestro trabajo parezca anónimo. Que se hagan o se mantengan carreteras, saneamientos, depuradoras, dependencias municipales, el servicio que nos da el S.E.P.E.I, que se ofrezcan cursos e iniciativas para el empleo, que la juventud acceda a los conservatorios o a las escuelas de artes y danzas, que promovamos la cultura, los espectáculos o la industria cultural, que cuidemos del campo y del patrimonio natural, que propongamos ideas para el desarrollo, que hagamos tantas cosas y que pocas personas sepan que eso lo hizo la Diputación. Que no se sea consciente de cuanta labor administrativa, de cuanta gestión de recursos humanos, de cuanta capacidad desplegamos para apoyar jurídicamente a los procesos locales. De cómo los ayuntamientos precisan y agradecen nuestras asesorías. No, a esta presidencia no le gusta que no se sepa o que no se sepa suficientemente. Y por eso abrimos las puertas. Y por eso vamos a contarle a la gente quiénes sois y lo que hacéis por ellos. Y lo hacemos en nuestra fiesta anual. La fiesta en la que hacemos el homenaje a nuestro equipo, a los activos y a los que ya se merecen pasar a la reserva. A todos, nuevamente gracias.

   Esta Diputación se dedica a poner en valor el mundo rural. Incluso cuando hablamos de nuestros municipios más grandes, destacamos hasta qué punto Navalmoral, Trujillo, Miajadas, Talayuela, Moraleja o Coria viven ligadas al medio rural que les rodea y cómo debemos potenciar el diálogo rural-urbano en el caso de Plasencia o Cáceres capital. El mundo rural es nuestro mundo, el que nos tiene como administración amiga y de confianza. Es mi mundo personal y el de todas las diputadas y diputados que me acompañan en el gobierno provincial. Es al mundo al que dedicamos nuestras ilusiones y objetivos para generar en él proyectos con una visión de futuro concreta, definida, sostenible e inclusiva. Capaz de asegurar un futuro para los jóvenes, para los sectores productivos y para construir los empleos y la vida en los pueblos que tanta falta les hace.

   Ojalá que todas las administraciones estuvieran de acuerdo en esto. Más fácil lo tendríamos y más rápidamente avanzaríamos si todos los gobiernos, supieran guardar un enfoque de lo local. Lamentablemente, sin embargo, en pro de no sé qué beneficios y malentendidos recortes, el gobierno central ha limitado en estos años el poder local. Desde 2012 ha desaparecido el plan de obras y servicios, se han suprimido las partidas para tele asistencia, contamos con menos presupuesto para la formación de los empleados públicos, se han eliminado los planes de dinamización turística y ahora, en este periodo de aplicación de los fondos estructurales, este gobierno impide a las diputaciones que podamos obtener fondos FEDER. En definitiva, menos dinero para nuestros pueblos. Así que desde la Diputación tenemos que suplir todo esto con fondos propios. Porque no podemos dejar a los ayuntamientos sin sus planes o a nuestros mayores sin la atención debida. Por si fuera poco, se limita la capacidad de reponer y contratar recursos humanos. ¿Y qué le queda al campo si sus ayuntamientos pierden capacidades ante sus ciudadanos? ¿Y qué capacidad de apoyo le queda a las diputaciones si ni siquiera nos dejan reponer los recursos humanos que precisamos para cumplir la labor que las leyes nos asignan?

   Pobre homenaje haríamos hoy a empleados si no nos manifestáramos públicamente a favor de los servicios públicos, de la necesidad de su intervención o de la magnífica competencia de sus profesionales. Por eso debemos superar las normas que actúan limitando los servicios de los pequeños ayuntamientos para, pretendidamente, dárselos a las diputaciones pero sin permitir que éstas puedan completar sus equipos técnicos cuando lo precisan. Debemos evitar que las administraciones locales pierdan su capacidad de reacción rápida y deban externalizar sus respuestas. Porque eso significaría el inicio de la ocupación privada de lo que debe ser una acción pública. Esto significaría el comienzo de la pérdida progresiva de un saber hacer local que nadie desea en el medio rural. Lamentablemente nadie ganaría en eficacia, ni produciría un ahorro real para la estabilidad presupuestaria.

   En Extremadura, en su medio rural, la intervención pública es más que necesaria, imprescindible. En una provincia como la nuestra la acción de una Diputación Provincial representa el ejercicio de la igualdad de oportunidades, de la prestación de servicios, de la dotación de infraestructuras, del desarrollo social y económico del mundo rural. Tenemos dos centenares de núcleos de población en nuestra provincia con personas que pagan impuestos a cambio de servicios. Y pagan ya estén en Acebo, en Valdemorales, en Garvín, en Cánovas o en el Parque de Los Pinos. Y quieren tener la confianza de poder acercarse a sus ayuntamientos para hablar de sus problemas o de sus propuestas. Y los ayuntamientos saben que la Diputación es buena parte de su capacidad de respuesta. En una provincia como la nuestra la Diputación es imprescindible.

   Por eso quiero que se comprendan las medidas que tomaremos para recobrar la funcionalidad de lo público, para intervenir en las comarcas y proyectarlas hacia espacios en el que el desarrollo y el emprendimiento sean posibles. En los que vuelvan a generarse economías que den viabilidad a nuevos servicios públicos y privados. Y que estos espacios serán cómodos, naturales, comprensivos y humanos. Espacios en los que la colaboración público-privada sea normalizada, creativa y confiada. Sin que en ningún momento lo público invada lo que es propio de las empresas, pero impidiendo que nadie trate de rapiñar un servicio público eficaz para su propio beneficio.

   Sí, queridos cacereños y cacereñas, estamos aquí en la Diputación para trabajar, para acelerar. No para decelerar ni para disminuir la administración local. Estamos para promoverla, para rediseñarla, para adaptarla a las necesidades de nuestra sociedad en este tiempo tan concreto. Que nadie dude que eso sólo se hace con personas, con las que aquí trabajan día a día. Con las que nos permiten dirigirnos a alcaldes y alcaldesas para trabajar con ellos, para ofrecerles nuestros programas y escuchar sus demandas.

   Acelerando atendimos a una prioridad de la comarca de Las Hurdes: la carretera de Las Mestas. Allí estuvimos en una primera visita como equipo de Gobierno, y allí nos comprometimos al arreglo integral y a buscar la partida económica necesaria. Ya está todo en marcha.

   Acelerando hemos resuelto, en apenas cuatro meses, activando el convenio, para que los caminos de Vegaviana, vías imprescindibles de comunicación, sean arreglados y pasen a depender de esta Diputación.

   Acelerando hemos puesto en marcha el Plan Activa para 2016, mejorando las expectativas de nuestros ayuntamientos, abriendo la financiación provincial a otras necesidades distintas a las de las infraestructuras, posibilitando financiar sus gastos de contratación de personas, sus dotaciones y equipamientos.

   Acelerando vamos a escuchar las necesidades de las concejalías de Cultura para establecer planes similares de promoción cultural, mejorando las programaciones que llegan a las casas de la cultura de nuestros pueblos.

   Acelerando hemos restablecido ya un nuevo clima de cooperación transfronteriza, adormilado en estos años pese a contar con uno de los proyectos que fue considerado estratégico por los presidentes español y portugués para desarrollar toda la zona de Tajo Internacional. Ya hemos mantenido reuniones con los presidentes de las cámaras de Castelo Branco, Nisa e Idanha-a-Nova y hemos dejado puestas las bases para casi una decena de proyectos Transfronterizos que desarrollarán un marco de relaciones más sólido que los meros proyectos Interreg.

   Acelerando hemos trabajado codo con codo resolviendo los problemas cotidianos a los que una comarca como Sierra de Gata se ha visto confrontada y reconociendo hermosos ejemplos de solidaridad como los vividos gracias a la ciudadanía de Moraleja. Hemos impulsado el Parque Cultural de la Sierra de Gata, no como una respuesta sino como un conjunto de propuestas que nacidas del territorio han de cambiar definitivamente su imagen y su destino.

   Acelerando hemos unido a los pueblos de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe recuperando su viejo sueño de compartir sus estrategias de desarrollo y de presentarse al mundo con estas señas de identidad que le son propias.

   Acelerando estamos compartiendo los trabajos en UNESCO para llegar a la obtención de un nuevo título para Extremadura, ligado esta vez al Geoparque de Villuercas-Ibores-Jara.

   Acelerando hemos compartido las aspiraciones de nuestros trabajadores escuchándoles en sus mismos emplazamientos, ya sea en Haza de la Concepción o en los centros de Plasencia.

   Acelerando hemos impulsado como nunca la cooperación al desarrollo, aceptando la presidencia de FELCODE y apostando con más presupuesto por nuevos proyectos y una presencia más coherente de la Diputación con la administración local de América latina.

   Acelerando hemos vuelto a impulsar las políticas de igualdad entre hombres y mujeres, reactivando la Comisión Transversal de Género y estableciendo objetivos de igualdad para esta legislatura.

   Y en este trabajo no podemos parar hasta que la realidad sea otra muy distinta, porque igualdad es justicia y es concordia y calma y armonía... Y solo acabaremos con atrocidades como la violencia de género cuando haya una igualdad real entre hombres y mujeres. Son muchas las víctimas, si hablamos de mujeres, en lo que va de año, hablamos de 43 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas, pero al hablar de víctimas tenemos que hablar también de los hijos e hijas, de los padres y de las madres, de los amigos y amigas de esas mujeres. Desde aquí trabajaremos en lo que esté en nuestras manos para terminar con esta pesadilla. Doy mi palabra, como mujer, como presidenta o, simplemente, como ser humano.

   Y hablando de mujeres, no quiero dejar de recordar a las que sufren o han sufrido cáncer de mama. Hoy es el Día Internacional del Cáncer de Mama. Que la provincia se vista de rosa, o del color más íntimo para solidarizarnos y gritar que estamos al lado de las que se han ido pero, sobre todo, de las que están entre nosotros, luchando y confiando en un futuro y en un sueño. ¡Por vosotras, en este día!

   Y seguimos, y seguimos acelerando...
   Acelerando estamos compartiendo la visión sobre el despoblamiento en el seno de la FEMP con otras diputaciones con las que hemos de intercambiar enfoques y metodologías.

   Acelerando estamos poniendo en marcha el Plan de Empleo Social junto a la Diputación hermana y a la Junta de Extremadura. Un plan para responder con empleo a las situaciones de emergencia social que se viven en nuestros pueblos, algo tan obvio por ser tan necesario que tenemos que lamentar que no haya sido acometido antes.

   Acelerando estamos poniendo las bases presupuestarias, técnicas y de recursos humanos que nos van a permitir cumplir con nuestra voluntad de servicio. Con nuestras expectativas de ser la Diputación cercana que estáis esperando.

   Sabemos que recorremos este camino junto al territorio. Junto al resto de administraciones, los pueblos, la gente, las mancomunidades, los grupos de acción local... A todos os invito a seguir trabajando juntos por el futuro de nuestra provincia. A trabajar con vuestra Diputación.

   ¡Tu Diputación!

   Así que vamos a seguir soñando, que es la única forma de construir el futuro. Siempre hay tiempo para un sueño, como decía nuestra querida Dulce Chacón. Quiero terminar, precisamente, con ese hermosísimo poema de Dulce: La construcción de un sueño. El sueño de esta presidenta y de su equipo de Gobierno es trabajar todos los días por el bienestar de los cacereños y las cacereñas, para que ellos y ellas puedan cumplir los suyos.

   Siempre hay tiempo para un sueño.
   Siempre es tiempo de dejarse llevar por una pasión que nos arrastre hacia el deseo.

   Siempre es posible encontrar la fuerza necesaria para alzar el vuelo y dirigirse hacia lo alto.

   Y es allí, y solo allí, en la altura, donde podemos desplegar nuestras alas en toda su extensión.

   Solo allí, en lo más alto de nosotros mismos, en lo más profundo de nuestras inquietudes, podremos separar los brazos, y volar.