Hoy es Martes 23 de Mayo de 2017
FITUR 2016
Villuercas-Ibores-Jara se presenta como ejemplo mundial de Geoparques
“Villuercas-Ibores-Jara es un Geoparque modélico, espejo en el que se deben reflejar el resto de Geoparques”.
  • Publicado: 22/01/2016 19:06
  • por: extremadura.com
  • 1098

Fitur ha acogido la presentación del recién reconocido Geoparque Mundial UNESCO y su presidenta, y presidenta de la Diputación, se ha felicitado porque se le señale como espejo en el que se deben mirar otros territorios.

“Villuercas-Ibores-Jara es un Geoparque modélico, espejo en el que se deben reflejar el resto de Geoparques”. Palabras contundentes pronunciadas en FITUR por el coordinador de la Red Española de Geoparques, Luis Alcalá, y palabras que han sido recibidas, lógicamente, con enorme satisfacción por parte de la presidenta del Geoparque y presidenta de la Diputación de Cáceres, Charo Cordero.

Ha sido en el marco de la Feria Internacional de Turismo, en el stand de la Junta de Extremadura, donde se ha querido presentar este recién reconocido Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara. En el acto han estado presentes, además de Charo Cordero y Luis Alcalá, el consejero de Economía e Infraestructuras, José Luis Navarro; el director del Geoparque extremeño, José María Barrera, y el presidente del Geoparque portugués Naturtejo, en representación de los geoparques europeos, Armindo Jacinto.

En su intervención, la presidente de la Diputación ha querido, en primer lugar, mandar un mensaje de felicitación a todos los ciudadanos e instituciones que se han implicado en este proyecto, “porque han estado el Grupo de Acción Local Aprodervi, la asociación de empresarios Geovilluercas, la Universidad, los Ayuntamientos, la Asociación de Geólogos, la Junta de Extremadura, desde muy distintas áreas, porque ha estado implicado Turismo, Educación, Desarrollo Rural, Empleo...”. Respecto al empleo, precisamente, Cordero, ha destacado como claro ejemplo de lo que ha supuesto este proyecto el hecho de que “la asociación de empresarios, cuando comenzamos a trabajar hace seis años, contaba con 25 empresas, ahora ya ha pasado las cien”.

Y tras este trabajo y este reconocimiento, “se abre una nueva etapa”, ha dicho la presidenta de la Diputación, “una etapa para promocionar un espacio, un destino completamente nuevo, porque si antes se le valoraba como producto natural o producto turístico, ahora es un producto global, en el que confluyen elementos naturales, patrimoniales, culturales, turísticos o gastronómicos”. Es esta filosofía, ha añadido, la que se tiene que ir aplicando en otras comarcas, trabajar por un gran proyecto que “parta de abajo arriba”.

Por su parte, Luis Alcalá, además de señalar al Geoparque extremeño como modelo a seguir por el resto de geoparques europeos, ha puesto énfasis en lo que ha funcionado a la perfección en este caso: su gente, porque, ha dicho, “la peculiaridad de un Geoparque la aporta su propia gente; nunca puede ser una zona declarada Geoparque UNESCO si no es por el trabajo de la gente que vive ahí, sin la implicación de los ciudadanos en el propio desarrollo”. En el caso extremeño, destacó la implicación y coordinación de 12 municipios que lo conforman, mientras que otros geoparques cuentan con un número muy inferior de localidades, como el de la Costa Vasca, por ejemplo, que son tres municipios.

Por su parte, José María Barrera, el director del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, aprovechó la presentación ante una sala repleta de medios de comunicación y de potenciales visitantes, para hacer una exposición detallada de lo que es un Geoparque y de las características concretas del extremeño. Recordó que España es el país europeo con más geoparques, un total de 11, seguida de Italia, con 10, y Reino Unido con 5.

El Geoparque al detalle

El Geoparque Mundial de la UNESCO Villuercas-Ibores-Jara es uno de los 120 territorios privilegiados que, en el mundo, iluminan a la humanidad sobre la comprensión del planeta que nos cobija. Es el espacio para practicar el GEOturismo. Alberga rincones sorprendentes. Esto lo conocen muy bien alumnas y alumnos de los centros educativos de la zona y mejor aún, las empresas de Geovilluercas, la asociación que provee los servicios turísticos al geoparque. Su relieve «apalachiano» es considerado como uno de los contextos geológicos españoles de importancia internacional. Los turistas completan la visita hablando de fósiles, de flora, de aves, de rocas, de las playas de hace 480 millones de años o de la historia en estos montes en los últimos mil años. Cada risco en estas sierras es una oportunidad para el asombro y éste no es circunstancial, se dibuja en el rostro de cada persona al descubrir que al trazar sus senderos se sumerge, con cada paso, cerca de 30.000 años en la escala de la Tierra.

Paisajes de riscos, bosques de castaños y alcornoques, aves, ríos revestidos de loros, alisos y fresnos cobijan a la formación cárstica de la cueva de Castañar de Ibor, a los granitos y las manifestaciones mineras, o a los desfiladeros cuarcíticos en Alía o en Cañamero y graníticos en Villar del Pedroso. Y a una riqueza paleontológica que le harán considerar algunos de sus sitios como la cuna de la vida animal.

Desde que el pasado mes de noviembre de 2015 se aprobara en París el Programa Internacional de Ciencias de la Tierra y de los Geoparques por la Asamblea General de la UNESCO, Extremadura cuenta con una nueva denominación UNESCO, el Geoparque Mundial Unesco Villuercos, Ibores, Jara. Dicho programa reconoce individualmente a los 120 geoparques que hay en el mundo, incluyendo el de la provincia de Cáceres, el  Geoparque Villuercas, Ibores, Jara.

Villar del Pedroso, Valdelacasa, Gravín, Peraleda de San Román, Carrascalejo, Castañar de Ibor, Navalvillar de Ibor, Fresnedoso de Ibor, Robledollano, Campillo de Deleitosa, Deleitosa, Guadalupe, Cañamero, Logrosán, Berzocana, Alía, Navezuela, Aldeacentenera, Cabañas del Castillo y entidades locales menores y pedanías como son Navatrasierra, La Calera, Solana, Rotura y Retamosa son los municipios que, con su gentes, forman el Geoparque Mundial UNESCO, Villuercas, Ibores, Jara. 

Un proyecto hecho realidad, y que ha sido construido de abajo arriba, con el trabajo e implicación de toda las personas que lo conforman. Alcaldes y alcaldesas, empresarios y empresarias, mancomunidad, grupo de acción local APRODERVI, dirección del Parque, Universidad, administraciones, y es que, la implicación de entidades y ciudadanos y ciudadanas de todas las edades y de todos los rincones de la zona, ha sido una de las notas más características de un proyecto que se ha ido construyendo con tesón y con el que se ha abierto una nueva etapa, muy importante, no solo para la Villuercas, Ibores, Jara, sino también para toda la provincia y para toda Extremadura.

El Geoparque Munidal UNESCO, Villuercas, Ibores, Jara se ha convertido en un referente en todos los ámbitos, por la implicación de la ciudadanía y estamentos sociales e instituciones en torno a un producto, a un desarrollo. Se trata de un modelo por su metodología, su participación y su sensibilización y con el que además se fija población en el territorio.

Con el Geoparque Mundial UNESCO Extremadura cuenta con cinco denominaciones UNESCO: la Ciudad Monumental de Cáceres (1986); el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe, (1993), el Conjunto Arqueológico de Mérida (1993) y la Reserva de la Biosfera de Monfragüe (2003).

Geoparque como herramienta de desarrollo sostenible

Cerca de cien empresas asociadas en Geovilluercas son las responsables de ofrecer los servicios turísticos de acompañamiento e interpretación, alojamiento y restauración que este espacio necesita. De hecho, se promueve que las visitas sean guiadas, acompañadas por empresas que están formadas para explicar a cualquier nivel el patrimonio geológico, natural y cultural y conducir en vehículos especializados a los visitantes hasta los puntos de mayor interés del Geoparque. Geovilluercas es una asociación especializada cuya relación con el ecoturismo en España es muy activa.

Además, el Geoparque se vive de manera especial en la comunidad educativa. Todos los centros educativos, reconocidos como Geocentros disponen de material didáctico y libros de Conocimiento del Medio del Geoparque. Los profesores participan construyendo el libro de actividades, desarrollando talleres y motivando para la participación en la Geoconvivencia escolar, un día especial de celebración del Geoparque que se celebra a finales de mayo.

En este sentido, el Geoparque cuenta con un Comité Educativo y Científico con el apoyo de la Universidad de Extremadura y otras instituciones científicas y educativas. El Comité aporta la solidez científica necesaria para redactar el guión que empresas, centros de información y publicaciones emplean para contar la Historia de la Tierra.

Las administraciones financian y gestionan los medios necesarios para la mejora de los recursos. Son de destacar algunos trabajos recientes como el Plan de Marketing, el Plan de Conservación del Patrimonio Geológico o el Plan Director para la Mejora de los Accesos a los Geosítios.

¿Cómo es el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara?

Un geoparque es un territorio de una superficie demarcada que se caracteriza por un patrimonio geológico de valor reconocido y sobre el que se aplica una estrategia de conservación, de educación y de desarrollo sostenible. Además, debe servir para desarrollar investigaciones científicas que descubran, analicen y preserven el patrimonio geológico y la geodiversidad. El objetivo final de un geoparque es crear un modelo de cooperación y valorización social de su territorio.

El Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara fue declarado geoparque el 17 de septiembre de  2011, entrando a formar parte de la Red Europea de Geoparques (EGN) y de la Red Mundial de Geoparques (GGN). Situado al sureste de la provincia de Cáceres, tiene una superficie de 2.544 km² que comprende 19 municipios con una población de 14.500 habitantes.

El origen de su singular geología se encuentra en un mar de más de 600 millones de años. Los sedimentos depositados en aquella época se transformaron en rocas que, plegadas durante la Orogenia Hercínica (hace entre 370 y 300 millones de años), emergieron del fondo marino y formaron una elevada cordillera, que se ha visto sometida a largos procesos erosivos desde su formación. Así, con el transcurrir del tiempo, se ha configurado una peculiar geomorfología caracterizada por una sucesión de sierras y valles paralelos en función de cómo la erosión ha actuado sobre rocas de distinta dureza y consistencia. Sinclinales, anticlinales, riscos, desfiladeros, fallas, pliegues y otros elementos forman parte de la gran riqueza geológica del Geoparque.

En las rocas del Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara se nos muestra además uno de los principales eventos en la evolución de la vida: el origen y posterior radiación de los primeros animales. Es el único geoparque en el Mundo con fósiles de Cloudina, uno de los primeros animales capaces de generar un exoesqueleto mineralizado (una concha), precursores de la gran radiación biótica que se produjo algo más tarde, en el periodo Cámbrico, cuyas evidencias también encontramos en forma de  numerosos fósiles que nos ofrecen una visión de la riqueza de aquellos primitivos mares (icnofósiles como Cruziana y Daedalus y fósiles de trilobites, braquiópodos, bivalvos, gasterópodos, cefalópodos, etc.).

En el Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara se han descrito 45 lugares de especial interés geológico, denominados 'geosítios'. Estos geosítios incluyen lugares propiamente geológicos (como fallas, valles fluviales, yacimientos paleontológicos, plegamientos, etc.), pero también lugares que reflejan como los humanos hemos aprovechado esos recursos que la Tierra nos ofrece, como minas y caleras. Muchos de los geosítios incluyen también refugios o abrigos con pinturas rupestres esquemáticas, castros vetones, castillos árabes, viejos molinos y otras evidencias de que este rico territorio ha sido habitado por el ser humano desde la antigüedad. No hay que olvidarse de un geosítio de enorme interés: la cueva kárstica de Castañar de Ibor, declarada Monumento Natural, que presenta impresionantes formaciones de cristales de aragonito.

Otro de los activos del Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara es la riqueza de su patrimonio natural, que comprende siete Zonas de Especial Protección de Aves (ZEPA) y ocho lugares de importancia comunitaria reconocidos en la Directiva de Hábitats de la Unión Europea.