Hoy es Sábado 27 de Mayo de 2017
Diputación cacereña
La Comunidad Educativa, clave en la Política de Igualdad de la Diputación cacereña
  • Publicado: 28/01/2016 16:17
  • por: extremadura.com
  • 673

Los presupuestos contemplan, por primera vez, ayudas a las AMPAS con el objetivo de poner en marcha proyectos conjuntos y coordinados para trabajar por la igualdad y terminar con la violencia de género.

La Diputación de Cáceres ha decidido incluir en su partida presupuestaria del Área de Igualdad un capítulo destinado a las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAS) de la provincia, con el fin de poner en marcha, de forma conjunta y coordinada, proyectos y programas contundentes y constantes para crecer en la igualdad y terminar con la violencia machista. Una parte importante se destina también a las asociaciones que tengan entre sus fines la igualdad de oportunidades.

   Ya dijo desde el primer día la presidenta de la Diputación de Cáceres, Charo Cordero, que “la igualdad será la bandera indiscutible de esta legislatura”, y se decide adscribir el Área de Igualdad directamente a Presidencia. Un Área que cuenta, en los recién aprobados presupuestos, con una partida de 222.000 euros, una cantidad, además, “con la que se puede hacer mucho”, según palabras de la responsable del Área, Ascensión Plaza.

   De estos 222.000 euros, en torno a 180.000 irán destinados a las AMPAS de la provincia y a las asociaciones que trabajen por la igualdad de oportunidades; concretamente, 100.000 para las primeras y 80.000 para las segundas.

   Respecto a las subvenciones que recibirán las Asociaciones de Madres y padres de Alumnos, será este el primer año que se ejecuten. “Hasta ahora -ha manifestado la responsable del Área- no se había trabajado con las AMPAS; sí se han dado charlas o se han celebrado determinados eventos, ¿pero qué adelantamos con esto”. A su juicio, “solo se puede trabajar en igualdad si en lugar de trabajar sobre las consecuencias trabajamos sobre las causas”.

   Así, lo que la Diputación pretende es trabajar codo con codo con las AMPAS, de modo que los programas o proyectos se ejecuten a lo largo de todo el año y con la colaboración de la Comunidad Educativa al completo. “Aquí debemos estar todos -ha añadido Plaza-, profesorado, alumnado, familia… de modo que no haya incoherencia entre lo que se hace en el colegio y lo que se hace en las casas”. Para ello, el Área de Igualdad hará un seguimiento continuo de los programas y analizará el enfoque y funcionamiento de cada uno de ellos.

   El otro capítulo de subvenciones irá destinado a aquellas asociaciones que trabajen por la igualdad, “ya sean asociaciones de mujeres o no, porque -aclara Plaza- no todas las asociaciones de mujeres tienen entre sus fines la igualdad de oportunidades, ni todas las que tienen esos fines son asociaciones de mujeres”. En este sentido, desde la Institución se quiere ser muy firme, de modo que las partidas que se concedan cumplan el fin con el que se crean. Ascensión Plaza alude a asociaciones en las que, por ejemplo, persiguiendo la igualdad, un grupo de mujeres trabaja en la recuperación del patrimonio popular, de la Ruta de la Plata o de otros proyectos “que pueden ser pequeños o no tan pequeños, pero que dejan de ser asociaciones para hacer bolillos o para preparar unas meriendas, que no está mal -puntualiza- pero que no son las asociaciones que recibirán este tipo de subvenciones”. De este modo, se pretende trabajar en la mentalización de que los espacios o servicios a los que la Administración no pueda llegar, sí lleguen estas subvenciones a través de las asociaciones, “y deben comprender claramente que son servicios que ellas pueden prestar”.

   Es también un objetivo de esta legislatura trabajar más cerca de las concejalías u oficinas de igualdad de los municipios, “una forma de llevar la igualdad a los territorios”. Según Ascención Plaza, es cierto que ha ido aumentando el número de mujeres en la política, pero aún hay, a su juicio, una segregación ocupacional, destinando a las mujeres a actividades consideradas tradicionalmente femeninas”. Así, reconoce que aún se recurre a las asociaciones de mujeres “para organizar una feria, pero no para opinar sobre el alumbrado”. Parte de este trabajo se enriquecerá también, sin duda, a través de la recién creada Asamblea de Mujeres, integrada por asociaciones y colectivos de toda la provincia, de modo que se pueda “dar voz a estas asociaciones que existen en cada municipio, porque, todavía hoy, una de las características del mundo rural, en cuanto a toma de decisiones, es la masculinización”.