Hoy es Jueves 21 de Septiembre de 2017
Aguablanca
El consejero de Economía anuncia la apertura de una negociación para aplazar los despidos en la mina de Aguablanca hasta el 30 de junio
Navarro ha señalado que a partir de hoy se entra en una nueva fase de la negociación.
  • Publicado: 10/03/2016 16:38
  • por: extremadura.com
  • 427

El consejero de Economía e Infraestructuras, José Luis Navarro, ha anunciado este jueves que se ha abierto “la posibilidad de aplazar los despidos anunciados (en la mina de Aguablanca) hasta el próximo 30 de junio”, como resultado de la reunión que el pasado lunes mantuvo el responsable extremeño con un representante de la multinacional Lundin Mining, propietaria de los derechos de explotación, y el secretario de Estado para la Energía.

La finalidad de este aplazamiento sería, según ha explicado el consejero, un modo de ganar tiempo de cara al objetivo de encontrar un comprador interesado en seguir con la explotación de la mina ubicada en el término municipal de Monesterio.

Navarro ha señalado que a partir de hoy se entra en una nueva fase de la negociación, con una primera reunión entre representantes de los trabajadores y de la empresa, en la que se podría acordar ese aplazamiento hasta el 30 de junio.

A este respecto el consejero ha insistido en que “desde la política lo que hacemos es abrir la posibilidad pero, ahora, el acuerdo le corresponde a los negociadores, la empresa y los representantes de los trabajadores”, aunque también ha advertido que por parte de la empresa, en este momento, “lo que existe es el compromiso de negociar no solo las condiciones del despido sino poner también entre el contenido de la negociación esa prolongación de la suspensión de contratos hasta el 30 de junio”.

Esto no quiere decir, ha añadido, que “el acuerdo este hecho”, algo que al responsable extremeño de Economía le ha parecido “complejo de conseguir”, y ha recordado que la empresa se ha mantenido hasta ahora “inamovible en su voluntad de no reanudar la actividad”.

Tras asegurar que lo que se pretende es ganar tiempo, el consejero ha reconocido que “si finalmente se consigue un acuerdo entre la empresa y los trabajadores para aplazar lo despidos, tendremos la tarea urgente de encontrar una empresa interesada”, si bien, ha advertido, en caso de no encontrarla, y siempre contando con que se cerrara el acuerdo de aplazamiento, la “actitud” de la empresa sería proceder a los despidos el 30 de junio.

Por otra parte, Navarro ha indicado que “desgraciadamente tienen los trabajadores y tenemos todos encima de la cabeza una espada de Damocles que es la reforma laboral”, ya que, ha explicado, “antes de la reforma laboral del Gobierno de Rajoy”, si no había un acuerdo entre empresa y trabajadores en un despido colectivo, “le quedaba una facultad de dirimir a la autoridad laboral”.

Sin embargo, ha añadido, tras dicha reforma a la autoridad laboral “no le queda ninguna competencia, pasan los días del periodo de consulta y es la empresa la que libremente puede tomar la decisión que quiera, ya solo le queda a los trabajadores la posibilidad de ir al juzgado”.

A juicio del consejero “este es un efecto que se visualiza como tremendamente dañino de la reforma laboral”.

Además, Navarro ha reconocido las dificultades para hallar una firma que sustituya a la actual porque Aguablanca “es una explotación subterránea, que es cara, y porque quedan reservas solo para tres años, y en esas condiciones no es nada fácil encontrar una empresa pero es el trabajo que nos tocará a partir de ahora”.

En este sentido, ha asegurado que la Junta de Extremadura está dispuesta, “como ha hecho hasta ahora”, a seguir “liderando” los esfuerzos para conseguir salvar los puestos de trabajo de la mina ubicada en el término de Monesterio.

El consejero ha explicado las particularidades de la explotación alegando que se trata de una “reserva minera del Estado”, es decir, en la que el Ministerio de Industria decidió reservarse para sí mismo esos recursos.

A la vez, agregó, el Ministerio formó un consorcio al 50 por ciento con la empresa Río Narcea, por lo que ambos son socios, y matizó que más tarde el Ministerio vendió sus derechos a Río Narcea a cambio de un canon que la empresa debe pagar al Ministerio en función de la cantidad de cobre y níquel que se extrae.

“Por tanto –ha zanjado- quien dice que esto no tiene nada que ver con el Ministerio se equivoca completamente”.