Hoy es Sábado 22 de Julio de 2017
Monumentos
El DOE publica la declaración de la iglesia de El Salvador, de Pasarón de la Vera, como Bien de Interés Cultural
  • Publicado: 13/06/2016 16:39
  • por: extremadura.com
  • 196

El Diario Oficial de Extremadura (DOE) ha publicado este lunes, 13 de junio, el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de monumento, a la iglesia parroquial de El Salvador, en el municipio cacereño de Pasarón de la Vera, cuenta ya oficialmente y se concreta su delimitación y limitaciones de uso, tras la aprobación del citado decreto por el Consejo de Gobierno en su reunión del pasado 7 de junio.

La iglesia de El Salvador, de finales del siglo XV y principios del siglo XVI, constituye un ejemplo relevante de la arquitectura religiosa de la Vera y, pese a su modestia exterior, presenta gran riqueza en su espacio interno, de gran unidad, donde se conjuga la cubierta en bóveda de arista de la cabecera con una interesante cubierta, en la nave, de madera en par y nudillo.

Por su parte, la torre-campanario se encuentra exenta, separada del templo unos 10 metros, lo que dota de mayor singularidad al conjunto y, con su remate de ladrillo, define la silueta urbana del municipio.

PIEZAS DE ARTE

Además, el inmueble cuenta también con piezas de arte dignas de ser mencionadas entre las que destaca el retablo mayor, del siglo XVIII, obra del escultor local Manuel Álvarez Benavides; los crucificados de los siglos XIV y XV; los frontales de azulejos talaveranos; o la colección de ropas litúrgicas que alberga la sacristía, procedentes muy posiblemente del Monasterio de Yuste y que debieron ser elaboradas en los talleres que los jerónimos tenían en Guadalupe.

La iglesia de El Salvador tiene planta rectangular, con ábside poligonal, y presenta en el muro de la epístola diversas construcciones adosadas. Está construida, casi en su totalidad, con piedra de mampostería y solo utiliza la sillería en los contrafuertes del ábside, esquinas y en la cornisa de aquel. Sus muros son simples y pesados, carentes de labores ornamentales.

El interior ofrece un espacio muy amplio, dividido en tres naves de cuatro tramos separadas por seis pilares graníticos, muy estilizados, de sección elipsoidal.

Su Capilla Mayor, la pieza más valiosa y mejor iluminada de todo el conjunto, y la primera sacristía son completamente góticas, así como el arco triunfal, rico en molduras. El resto del edificio, en cambio, a medida que avanza hacia los pies va sustituyendo los modelos góticos por elementos decorativos de inspiración renacentista como son los capiteles jónicos de las pilastras.

La planta del templo está enriquecida con construcciones posteriores, como la capilla de Luis Prieto, de 1602; y la actual sacristía, de finales del siglo XVII.