Hoy es Sábado 22 de Julio de 2017
Convenio
La Junta de Extremadura firma un convenio con la ONCE para trabajar conjuntamente con el alumnado que tiene deficiencias visuales
Se trata de estudiantes con ceguera diagnosticada o con una deficiencia visual grave o moderada.
  • Publicado: 26/09/2016 13:19
  • por: extremadura.com
  • 103

La consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez Morán, ha firmado un convenio con la directora de Educación, Empleo y Promoción Cultural de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), Ana Isabel Ruiz, para trabajar con el alumnado extremeño que tiene deficiencias visuales.

A partir de la firma del documento, la Consejería y la ONCE van a propiciar la conformación de grupos de trabajo conjuntos, compuestos por profesionales de ambas instituciones, para trabajar con el alumnado que tiene deficiencias visuales.

Se trata de estudiantes con ceguera diagnosticada o con una deficiencia visual grave o moderada. Unos 140 estudiantes de la región necesitan la ayuda de medios técnicos, como por ejemplo lupas de lentes muy avanzadas o el aprendizaje del sistema braille.

Este convenio propicia que la Consejería aporte orientadores, profesores técnicos de servicios a la comunidad y docentes de Pedagogía Terapéutica al equipo que va a trabajar con el alumnado, mientras que la ONCE, a su vez, aportará bien profesores de Pedagogía Terapéutica, o bien maestros con formación específica en las técnicas que usa la ONCE, como puede ser el braille.

“Con estos grupos de apoyo, el alumnado con discapacidad visual podrá seguir el transcurso de las clases en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros”, ha destacado la consejera, en un acuerdo que “no sólo beneficia al alumnado, sino también a los profesionales que ayudarán a los chicos y chicas”.

Ana Isabel Ruiz calificó la firma como “un día importante tras muchos trámites y años de trabajo”, pues este recurso para apoyar aún más la inclusión educativa es “un hito importante”.

En virtud de este convenio, el personal de Educación recibirá una formación especializada por parte de la ONCE, al igual que los profesionales de la Organización también se enriquecerán de una formación pedagógica, a través de los Centros de Profesores y Recursos (CPR) de la región, lo que redundará en la mejora de la atención a este alumnado con necesidades educativas especiales de apoyo.

Para el desarrollo del proyecto, se establecerán equipos conjuntos de profesionales que se moverán por los centros educativos en los que esté constatado que existe la necesidad de apoyo, unos equipos que estarán coordinados constantemente para garantizar la mejor atención posible.

Los 140 alumnos con discapacidad visual de la región que necesitan medidas de apoyo son 101 en la provincia de Badajoz y 39 en la de Cáceres. Para su atención, el número de profesionales de la Consejería que conforman los grupos son 7 orientadores, técnicos de Servicios a la Comunidad y docentes de Audición y Lenguaje y de Pedagogía Terapéutica. La ONCE aportará a los grupos 22 profesionales, 11 en cada provincia.

Gutiérrez Morán ha subrayado que este servicio, gracias al convenio firmado, se va a hacer sin coste alguno para la Administración.

También ha añadido que “esta medida se suma a las que, desde la Consejería, se han impulsado para atender a la diversidad, como el nuevo Programa de Refuerzo para el Alumnado de Grupos Específicos (PRAGE), que ha comenzado este curso para que los estudiantes con más dificultades puedan seguir recibiendo un apoyo individualizado en 4º de ESO”. De esta forma, se ponen los medios para que tengan más facilidades a la hora de obtener el título de ESO, dando así continuidad a los programas de apoyo de 3º y de 2º.

La consejera destacó el incremento de 5 nuevas aulas para estudiantes con Trastorno del Espectro Autista que, este curso, comienzan a funcionar en la región, porque, en definitiva, el Ejecutivo extremeño “sigue impulsando medidas para atender a la diversidad del alumnado matriculado en los centros escolares de la región, porque la Educación debe ser equitativa, inclusiva y democrática, y este Gobierno socialista lo está demostrando con hechos, como se debe hacer”.

PROGRAMAS PRAGE, PMAR Y AULAS TEA

Para dar continuidad al apoyo prestado por el Programa para la Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento (PMAR), la Consejería de Educación y Empleo pone en marcha este curso el programa PRAGE para el alumnado de 4º de ESO con más dificultades, que va a seguir recibiendo una atención específica, dando continuidad a los planes que se desarrollan en 2º y 3º de ESO, con un modelo de aprendizaje diversificado, en grupos reducidos y con profesorado especializado en este tipo de enseñanza. Así tendrán más fácil poder obtener el título de ESO.

La Consejería estima que este programa será cursado por más del 15% del alumnado de 4º de ESO matriculado en la región, dando así una respuesta específica a un alumnado olvidado por la LOMCE.

El PMAR es un plan de refuerzo que da respuesta al alumnado que tiene más dificultades de aprendizaje, especialmente pensado para garantizar la formación en las materias que más dificultades suponen para los estudiantes, como son las relacionadas con el ámbito socio-lingüístico y científico-tecnológico.
El año pasado, este programa se inició para el alumnado de 3º de ESO y, este curso, se ampliará para atender al alumnado de 2º de ESO. Las clases de apoyo son impartidas por profesores específicos de las materias anteriormente señaladas, y aproximadamente el 20% del alumnado de los últimos cursos de ESO utiliza este programa.

El curso arranca también con 5 nuevas aulas para atender al alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Los CEIP que estrenarán aulas para atender a este alumnado de manera específica, que se suman a las 11 que ya estaban funcionando en toda la región, son el Luis de Vives, de Badajoz; Antonio Machado, de Almendralejo; Francisco Ortiz López, de Olivenza; Francisco Valdés, de Don Benito, y Extremadura, de Cáceres.

Este alumnado presenta deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social, patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses y actividades, así como déficit en la comprensión social y autonomía y habilidades inferiores a las que les corresponderían por edad, entre otros aspectos.

Por eso, en las Aulas TEA se potencia y se refuerza al alumnado con este diagnóstico, para que su formación sea similar a la que recibe el resto de estudiantes que no requieren una atención específica.

Cada Aula TEA está dotada con un docente de Audición y Lenguaje y otro de Pedagogía Terapéutica, así como por un profesional con perfil de Auxiliar Técnico Educativo, y en ellas hay un máximo de 6 estudiantes y un mínimo de 3 para garantizar la óptima atención al alumnado.