Hoy es Martes 21 de Noviembre de 2017
Refugiados
La antigua Sala El Brocense de la Diputación se abre para colaborar en la recogida de alimentos para los refugiados
  • Publicado: 08/02/2017 17:40
  • por: extremadura.com
  • 100

Se suma así a la campaña que pone en marcha la Plataforma Refugiados Cáceres, que, del 4 al 12 de febrero, recogerá los productos solicitados por los voluntarios que están trabajando en el terreno.

“Son más de 60.000 refugiados a las puertas de una Europa que parece que les ha dado la espalda”, así lo ha manifestado el vicepresidente primero de la Diputación de Cáceres, Fernando Grande Cano, durante la presentación de la Campaña de la Plataforma Refugiados Cáceres, en la que ha querido colaborar la Institución provincial.

Así, la antigua Sala de Arte El Brocense, que tiene la Diputación en la calle Doctor Marañón número 2 de Cáceres, se abrirá este sábado 4 de febrero, hasta el próximo día 12, para la recogida de alimentos y productos que solicitan con urgencia los voluntarios que permanecen en los campamentos de refugiados. Una sala que, además, mostrará fotografías realizadas en Grecia por la voluntaria extremeña Patricia Solís, quien considera que “se tiene que conocer la realidad, que la gente conozca el rostro al que va dirigida su ayuda”. Solís, que ha regresado recientemente de Atenas, narra “condiciones absolutamente horribles, porque allí hombres, mujeres y niños llegan a vivir noches a 22 grados bajo cero, y no son refugiados -se lamenta- porque no tienen refugio, están varados”.

Ante esto, el vicepresidente ha querido lanzar un llamamiento “a todos los cacereños y cacereñas y a todas las instituciones para que de una vez por todas nos centremos en utilizar las herramientas que tenemos para acabar con esta situación”. Grande Cano ha recordado que el acuerdo adoptado en 2015 por la Unión Europea para acoger 160.000 refugiados “no se está cumpliendo, porque un año después no llegamos ni a 9.000, y lo mismo ocurre en nuestro país, que de los 17.300 que se iban a recibir, a día de hoy no llegamos ni a 900”. De ahí la obligación moral, ha concluido, que siente la Diputación de apoyar esta campaña solidaria.