· ·

Blanquita, cuando comienzas a acariciarla, no permite que dejes de hacerlo. ¡Y es muy persistente!