· ·

Imágenes de una Plasencia antígüa pero entrañable