· ·

Pasear por el parque El Rodeo, cruzar un paso de cebra o circular por cualquier calle, son actos cotidianos, cualquiera de nosotros lo hace a diario. El que los caminos del parque, los pasos de cebra o que las calles no tengan desperfectos y nos permitan realizar nuestras actividades cotidianas sin problema ninguno; no nos hace pensar que detrás hay un grupo de personas que trabaja a diario para que esas pequeñas cosas diarias y cotidianas sean eso, cotidianas, diarias y que discurran con total normalidad.
Este grupo de personas está integrado por trabajadores municipales, en concreto el servicio de Vías y Obras en el que trabajan 36 personas y 5 del Aepsa.