· ·

Reflexionar...
Tenemos casas mas grandes, pero familias mas chicas. Tenemos mas compromisos, pero menos tiempo. Tenemos mas medicinas, pero menos salud. Hemos multiplicado nuestras fortunas, pero hemos reducido nuestros valores.
Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado. Hemos llegado a la Luna y regresamos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino. Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior. Tenemos mayores ingresos, pero menos moral. Estos son tiempos con mas libertad, pero menos alegría. Con mas comida, pero menos nutrición. Son días en los que llegan dos sueldos a casa, pero entran los divorcios. Son tiempos de casas mas lindas,
pero mas hogares rotos. No guardes nada para una ocasión "especial", porque cada día que vives es una ocasión especial.Lee mas, siéntate en la terraza del bar de la plaza y admira la vista sin fijarte en las malas hierbas; Pasa mas tiempo con tu familia y con tus amigos; Come tu comida preferida; La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir. No guardes tus copas de cristal; no guardes tu mejor perfume, usalo cada vez que te den ganas de hacerlo. Las frases malas y dañinas "Uno de estos dias", "Algun dia", quitalas de tu vocabulario. Escribamos aquella carta que pensabamos escribir "Uno de estos dias". Digamos hoy a nuestros familiares amigos vecinos y veraneantes, cuanto los queremos. Por eso no retardes nada que agregue risa y alegria en tu vida. Cada dia, hora, minuto, es especial. Si estas tan ocupado y no puedes tomarte unos minutos para mandar este mensaje a alguien que tu quieras,
y te dices a ti mismo que lo enviaras "Uno de estos dias", piensa que "Uno de estos dias"puede estar muy lejano, o puede que Tu no llegues nunca.
Gracias a todos mis Amigos, Mil gracias por tomarse un minuto de su tiempo en pensar en mi, Recuerden que los quiero mucho y que siempre estan en mi corazón y en mis pensamientos.

Quisiera armar en estos días un árbol dentro de mi corazón y colgar en lugar de regalos los nombres de todos mis amigos. Los de cerca y los de lejos. Los de siempre y los de ahora. Los que veo cada día, y los que raramente encuentro, los de siempre recordados, y los que a veces se me olvidan los constantes y los inconstantes. Los de las horas difíciles, y los de las horas alegres. A los que sin querer herí, sin querer me hirieron. Aquellos a quienes conozco
Profundamente, y aquellos a quienes conozco apenas por sus apariencias. Los que me deben, y a quienes debo mucho. Mis amigos humildes y mis amigos importantes. Los nombro a todos y a los que pasaron por mi vida. Un árbol de raíces profundas para que sus nombres nunca sean arrancados de mi corazón, y que al florecer el año próximo traiga esperanza, amor y paz, y en la Navidad, Señor, nos podamos encontrar compartir uvas de esperanza poniendo un poco de felicidad en aquellos Que todo lo han perdido

Hasta siempre