Hoy es Martes 2 de Junio de 2020
Reciclaje
Extremadura aumenta el reciclaje de residuos ligeros durante el estado de alarma y reduce la basura doméstica en el hogar
  • Publicado: 15/05/2020 16:16
  • por: extremadura.com
  • 193

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad con motivo del Día Mundial del Reciclaje que se celebra este domingo, día 17, quiere reconocer el esfuerzo de la población en la gestión de los residuos, lo que ha posibilitado un incremento en la recogida de envases ligeros y vidrio y recordar que el reciclaje es una manera extraordinaria de combatir el cambio climático.

El Día Mundial del Reciclaje se celebra cada 17 de mayo desde 2005 a instancia de la UNESCO. Desde el inicio del estado de alarma, la gestión de residuos se ha mantenido con normalidad, siendo calificada como actividad esencial en el RD-ley del 29 marzo, por lo que no se ha paralizado ninguna actividad de la cadena en estas semanas.

La Junta de Extremadura, a través de la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, y en coordinación con los gestores de residuos, los ayuntamientos y la empresa Gestión y Explotación de Servicios Públicos Extremeños, Gespesa, ha reforzado en estos meses las medidas excepcionales de seguridad.

El estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo, sin embargo, no ha impactado en los hábitos de reciclaje de los ciudadanos, como se aprecia en los datos del vidrio, facilitados por Ecovidrio, y en los envases ligeros del contenedor amarillo, según datos aportados por GESPESA, la empresa Gestión y Explotación de Servicios Públicos Extremeños, y Ecoembes, que indican que en estos dos últimos meses, de marzo y abril, coincidiendo con el periodo de confinamiento en los hogares por la crisis del coronavirus, de media se observan datos positivos en Extremadura, en cuanto a la generación de residuos domésticos producidos.

Así, han aumentado un 18,4% los residuos de envases ligeros recogidos del contenedor amarillo, mientras que se ha producido una disminución de los residuos domésticos del 6,49%, y de los residuos voluminosos (muebles y enseres), en un 6,18%.

En el caso del vidrio, se ha logrado en el primer trimestre de 2020 un crecimiento acumulado de la recogida selectiva de casi un 8%, con respecto al mismo periodo del año anterior. Sin embargo, y debido a que el canal de la hostelería y restauración es el responsable del 52% de los residuos de los envases de vidrio que se generan, es previsible que en los próximos meses se produzcan lógicos descensos de las toneladas recogidas, a causa de la situación que sufre este sector, con cierre de bares y restaurantes, freno del turismo y de las celebraciones, ferias o fiestas populares, entre otras.

MEDIDAS DE PROTECCIÓN FRENTE AL CORONAVIRUS

Por otra parte, la Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad recuerda que debido a los actuales cambios en los hábitos de los ciudadanos con motivo de la crisis del coronavirus, y el uso generalizado de guantes y mascarillas, entre otros, resulta necesario responsabilizarse de la eliminación correcta de los mismos, sin reciclar, para no mermar la seguridad y salud de las personas.

Tal y como señala la OMS, es muy poco probable que la COVID-19 se transmita a través de los alimentos o de sus envases, ya que es una enfermedad respiratoria que se transmite principalmente a través del contacto entre personas y del contacto directo con las gotas expulsadas al toser o estornudar por una persona con COVID 19 o por contacto con superficies contaminadas.

Por tanto, y sin olvidar los necesarios protocolos de prevención de contagios por COVID para los trabajadores, sin embargo es discutible que, sectores como la alimentación, el comercio, la hostelería, etc., de cara al proceso de reactivación, deban pasar por un mayor consumo de envases y productos desechables, ya que esta práctica podría resultar contraproducente, en tanto que la generación de residuos de materiales en la que la supervivencia del virus es prolongada puede convertirse en un vector de transmisión que genere más riesgo del que se pretende evitar.

Por dicho motivo, preferiblemente deben emplearse productos reutilizables, sujetos a medidas adecuadas de limpieza y desinfección, en lugar de materiales desechables que incrementen el volumen de residuos y puedan contribuir a la propagación del virus.

Es importante incidir en medidas de higiene (en especial, lavado de manos) y desinfección frecuentes en lugar de optar por el uso de guantes desechables, que pueden constituir un vector de propagación del virus. Por otra parte, la disposición de soluciones alcohólicas o geles de desinfección en los establecimientos lo hacen innecesario.

Asimismo, las ventas a granel pueden y deben seguir manteniéndose, reduciendo así el consumo de plásticos y envases innecesarios. No obstante, deben adoptarse ciertas medidas preventivas para evitar la manipulación directa por parte de los clientes o la exposición de los productos, o facilitarse el uso de guantes desechables, los cuales deberán recogerse adecuadamente por el establecimiento, evitando su posible dispersión fuera de él.

En la hostelería se debe evitar el uso de vajillas desechables, y se debe seguir apostando por vajillas reutilizables, que deberán lavarse preferiblemente mediante lavavajillas o, en su defecto, a mano adecuadamente, con agua caliente y, si se estima oportuno, haciendo uso de desinfectantes. Con estas medidas no debería existir mayor riesgo de propagación del virus que empleando productos desechables, sino incluso, al contrario.

En el caso de peluquerías y centros de estética, o similares, se debería evitar el uso de toallas desechables y utensilios de un solo uso, empleando en su lugar métodos habituales de higienización, aunque incrementando la frecuencia de la misma, que será entre cliente y cliente y reforzando las medidas de limpieza y desinfección de los establecimientos.

La Consejería para la Transición Ecológica y Sostenibilidad insiste en que no se deben abandonar los residuos en el medio ambiente, especialmente, en la actualidad, mascarillas y guantes. Y que el reciclaje es una manera extraordinaria de proteger los recursos naturales, reducir la contaminación e intentar revertir el cambio climático.