Hoy es Jueves 1 de Octubre de 2020
Patrimonio
Diputación de Cáceres intervendrá el espacio del Complejo Cultural San Francisco
Tanto la fachada como las cubiertas han sido objeto de importantes reformas.
  • Publicado: 26/08/2020 16:18
  • por: extremadura.com
  • 526

Con un presupuesto de 270.000 y 90.000 euros la Institución provincial restaurará la fachada del antiguo Monasterio de San Francisco y mejorará la zona de aparcamientos del complejo.

La Diputación Provincial de Cáceres en los próximos meses licitará las obras correspondientes, por un lado, a la rehabilitación de la fachada y cubierta del antiguo Monasterio de San Francisco, hoy actual Auditorio del Complejo Cultural San Francisco y, por otro, a las mejoras en el aparcamiento de la superficie inferior para corregir deficiencias estructurales y de seguridad vial.

Intervenciones en fachada y cubierta del Auditorio

El edificio que alberga al Complejo Cultural dependiente de la Diputación de Cáceres reposa sobre el Monasterio de San Francisco, datado en 1472, y del que, pese a numerosas ampliaciones y reformas, aún hoy conserva uno de sus elementos más representativos: la fachada barroca de su antigua Iglesia, espacio en el que actualmente se encuentra el Auditorio.

Con un presupuesto de 270.000 euros, la Institución Provincial intervendrá tanto en la fachada como en la cubierta del Auditorio para poner en valor y conservar en buenas condiciones un monumento protegido que presenta importantes daños y deterioro provocados por agentes externos, principalmente humedades, que amenazan con afectar irremediablemente estas estructuras.

Las obras a realizar estarán encaminadas a corregir las principales patologías del edificio y las causas del deterioro de los materiales que lo integran. En ese sentido, se llevará a cabo en la cubierta una limpieza generalizada de la suciedad procedente de nidos de cigüeñas, musgos o de ennegrecimientos y la restauración e impermeabilización de la cubierta plana y de sus encuentros con muros verticales.

En la fachada se consolidarán y restaurarán espadañas, templetes, pináculos y otros elementos decorativos.

También se llevará a cabo una apertura de catas en varias zonas de la cubierta y en la cara interior del muro de la fachada para investigar sobre la probable existencia de una escalera por la que se accedía a la cubierta plana y cuya existencia parece estar comprobada por distintas fuentes documentales y testimoniales.

Ya en octubre de 2019 se realizaron trabajos de limpieza de la cubierta con la retirada de 15 nidos de cigüeña –14 toneladas de suciedad- y se han mantenido 8 de las plataformas instaladas para que las aves aniden de tal forma que afecte lo menos posible a la cubierta. Gracias a estos trabajos de limpieza, el personal técnico ha podido ver de cerca los puntos de encuentro entre cubierta y muros y precisar el origen de las filtraciones de agua del edificio, que se pretenden solucionar con las actuaciones detalladas en este proyecto de obra.

Tanto la fachada como las cubiertas han sido objeto de importantes reformas, las más señaladas:

   • En 1723 se lleva a cabo una reforma de la fachada debido a daños estructurales que resultó en un cambio de estilo de la misma, lo que vemos hoy es estilo barroco.
   • En 1974 la restauración dirigida por Rodríguez Valcárcel reformó la cubierta y se consolidaron las bóvedas, sin que se conozca la solución definitiva que se dio al trasdós de las bóvedas y al apoyo de la cubierta. En esta restauración, entre otras actuaciones, se cegaron cuatro ventanales laterales en la fachada, el balcón central del coro se convirtió en ventana y, probablemente, se eliminaron las escaleras de acceso a la cubierta plana.

Obras en la zona de aparcamiento “inferior”

Con un plazo de ejecución previsto de 3 meses y una adjudicación presupuestaria de 90.000 euros, la intervención consistirá en la reforma de una de las áreas de estacionamiento del Complejo Cultural, más conocido como “aparcamiento inferior”, para mejorar su accesibilidad y seguridad vial que contará con un espacio para 70 vehículos. Esta actuación supone la segunda fase de rehabilitación y que completa las adecuaciones llevadas a cabo en 2016 en la zona que da servicio al Edificio Julián Murillo.

El objeto de las obras es corregir las deficiencias de seguridad vial de la zona de estacionamiento y aumentar la versatilidad del espacio añadiendo infraestructura auxiliar como canalizaciones para servicios eléctricos y abastecimiento.

Para solucionar los problemas de acceso rodado y tránsito peatonal del estacionamiento, se ha previsto una ampliación de la vía hasta los 6 metros de ancho además de la construcción de acerado lateral y perimetral y la señalización del itinerario peatonal a través de cebreado.

Asimismo, para evitar las acumulaciones de agua de lluvia que se producen en la actualidad, se ejecutarán sumideros en los puntos bajos, resultando en una red de colectores subterráneos que permitirán su fácil evacuación.

Un edificio que se ha ido adaptando

Según se detalla en la Memoria del proyecto, el uso inicial del edificio fue el de Monasterio, construido por la Orden franciscana en 1472. Más tarde pasaría a tener la función de Colegio de Teología Escolástica, Hospital Provincial, Casa de la Misericordia, refugio de pobres y Hospicio de Niños. En el año 1949, el edificio es declarado Monumento Histórico-Artístico y se convierte en el hogar para los niños acogidos a la Beneficencia Provincial hasta que en el año 1980 se reforma como Complejo Cultural San Francisco, espacio en el que se desarrollan distintas actividades culturales y en el que también funciona el Conservatorio de Música y Danza de la ciudad de Cáceres.

Actualmente, el Complejo Cultural San Francisco está integrado por la antigua Iglesia del Conventual (hoy destinada a Auditorio y Salón de Actos), el atrio de entrada (antigua entrada al Monasterio), el Claustro Gótico (junto a la Iglesia), el Claustro Renacentista, y todas las dependencias construidas alrededor de los claustros.