Hoy es Martes 28 de Marzo de 2017
Escobazos 2015
La fiesta de los Escobazos de Jarandilla vuelve a ser un éxito un año más
  • Publicado: 09/12/2015 18:55
  • por: extremadura.com
  • 647

En el centro de la Comarca de la Vera, en Cáceres, se encuentra la villa de Jarandilla. Esta localidad sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año tras año, un ritual que atrapa a todos los lugareños y visitantes: LOS ESCOBAZOS

En el centro de la Comarca de la Vera, en Cáceres, se encuentra la villa de Jarandilla. Esta localidad sufre una mágica transformación la noche del 7 de diciembre, fecha en la que se repite, año tras año, un ritual que atrapa a todos los lugareños y visitantes: LOS ESCOBAZOS.

Son distintas las teorías que nos llevan del origen de esta fiesta: pastores que utilizaban los escobones como antorchas para alumbrarse en el camino de regreso; familiares que esperaban la llegada de los cabreros a los pies de la hoguera; escobonazos que iban y venían en señal de júbilo por el encuentro de los seres queridos… y todo ello, debido a que acudían al pueblo para la festividad de la Inmaculada Concepción. Lo cierto es que esa noche el fuego es el principal protagonista, ya que previamente a la procesión, sirve para que niños, jóvenes y mayores se “aticen” con los escobones encendidos  y posteriormente son esos escobones los que se elevan para alumbrar el estandarte de la Virgen a lo largo de todo su recorrido.

Son muchos los preparativos que rodean esta fecha: hacer los escobones, las hogueras, buscar ropas viejas que no prendan, organizar las casas y bodegas con los dulces y alimentos que se ofrecerán a sus visitantes, rellenar las botas de vino, acompañar a los mayordomos en la petición de la rosca, buscar “trastos” viejos para echar a la lumbre… pero todo ello va acompañado de gran júbilo y emoción.

Este día, en cuanto empieza a anochecer,  podemos ver grupos más o menos numerosos que intercambian cánticos y vítores a la Virgen de la Inmaculada Concepción. Grupos que únicamente son disueltos porque alguno de los numerosos escobones encendidos, que se distribuyen por todo el casco antiguo, pasan entre medias de ellos o les “dan” con el escobón (escoberas secas unidas y ensartadas artesanalmente). Posteriormente cesa la “batalla” y se puede disfrutar de la procesión y de las numerosas e impresionantes hogueras, en lo que a altura y laboriosidad se refiere, que arderán al paso de la Virgen.

Las coplas la enmarcan en el siglo XIV y los primeros escritos son el XIX. Con este bagaje histórico, desde el Ayuntamiento aseguran que cada año la cantidad de visitantes aumenta considerablemente. Este año se estima que alrededor de 15.000 personas han asistido a las fiestas de esta localidad que es en la actualidad Fiesta de Interés Turístico Regional y aspira a ser Fiesta de Interés Turístico NacionalPablo Carrasco, concejal de Festejos, explica que cumplen casi todos los requisitos para logarlo y que esperan conseguirlo de aquí al año que viene.

Este año han contado con el Museo de los Escobazos como novedad. En él se puede visitar la exposición de objetos relacionados con la fiesta y en el fin de semana de este puente ha registrado casi 2000 visitas.

Esta es sin duda una de esas fiestas para vivirla desde dentro, para sumergirse de lleno y disfrutar del fuego, los cánticos, el vino, la música y el calor de todos los que participan en esta tradición tan singular y espectacular.