Hoy es Jueves 30 de Marzo de 2017
Turismo rural
Visitar los Apalaches sin salir de Extremadura
  • Publicado: 10/08/2016 17:00
  • por: extremadura.com
  • 152

La Brizna, complejo rural de 3 estrellas que representa un concepto de alojamiento vanguardista dentro de su categoría, ha presentado la experiencia “Apalaches en Extremadura” para este 2016. La popular cordillera estadounidense de Los Apalaches ya se puede visitar sin salir de Extremadura, donde gracias a vehículos 4x4 Hummer se observará cómo las famosas montañas de América comparten los mismos recursos paisajísticos que la región extremeña debido al origen geológico común, que data de antes de que comenzara la deriva de los continentes hace unos 200 millones de años. Todo dentro del Geoparque de Villuercas – Ibores – Jara, en el paraje de Umbría Barco en Cañamero (Cáceres).

El relieve "apalachense" se localiza hoy, además de a lo largo del este de Norteamérica, en Groenlandia, Irlanda, Islandia, Escocia, Gales, Noruega, Francia y, antes de pasar a Marruecos, también en España. Este tipo de riscos existen en Extremadura, Galicia y Asturias, aunque en estas dos últimas muy erosionados o cubiertos de vegetación.

Nieves Delgado, fundadora de La Brizna, afirma que “el turismo rural es en gran medida el motor de desarrollo de la comarca y observar como aumenta, día a día, el número de turistas que desean conocer en mayor profundidad el relieve "apalachense" nos ha llevado a crear esta experiencia, que esta teniendo una excelente acogida”.

Esta ruta, que los responsables de La Brizna han denominado “Apalaches en Extremadura”, se realiza todos los fines de semana en el complejo rural, muy cerca de Guadalupe, también Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1993 y que supone una extraordinaria muestra de la riqueza de este entorno, unido a un extraordinario patrimonio natural ilustrado por las siete Zonas de Especial Protección de Aves y los ocho lugares de importancia comunitaria reconocidos en la Directiva de Hábitats de la Unión Europea.

Acerca de La Brizna

Se trata de un complejo rural situado en Cañamero, a 42 km de Trujillo y a 15 km de Guadalupe, una colina dominada por olivos, donde siete casas y un espacio social gastronómico, crean un entorno para que el visitante disfrute cada día sin prisas. Un sueño macerado durante doce años y que este 2016 cumple su primer aniversario. 

Situado en el Geoparque Mundial Unesco Villuercas Ibores Jara, se encuentra muy cerca de Guadalupe, también Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1993, una extraordinaria muestra de la riqueza de este entorno, unido a un extraordinario patrimonio natural ilustrado por las siete Zonas de Especial Protección de Aves y los ocho lugares de importancia comunitaria reconocidos en la Directiva de Hábitats de la Unión Europea. 

Paisaje, geología, vegetación, fauna, y un rico patrimonio histórico y artístico se combinan para hacer de la visita al Complejo Rural La Brizna, una invitación irresistible para todos los sentidos.