Hoy es Viernes 24 de Noviembre de 2017
Medellín
Un día en Medellín
Imágenes de Belén Amaro.
  • Publicado: 07/02/2017 18:15
  • por: Belén Amaro
  • 1812

¿Es domingo y te apetece hacer algo diferente pero no sabes el qué? ¡Nosotros te lo decimos! ¿Qué te parece Medellín, la tierra extremeña donde romanos, visigodos, árabes y cristianos dejaron su huella?

La localidad pacense se encuentra en la Comarca de las Vegas Altas del Guadiana, zona clave debido a su riqueza agrícola. En el año 79 a.C. el cónsul romano Quinto Cecilio Metelio Pio llegó a Hispania para sofocar la rebelión de Sertorio y sus aliados indígenas. Una de sus primeras medidas fue fundar Metellinum para controlar los accesos al oeste peninsular. Para dominar el puente que había sobre el Guadiana construyeron una fortificación y en su ladera un teatro. Los visigodos ocuparon tan estratégica plaza, dejándonos la necrópolis del Turuñuelo. En el siglo X los árabes adaptaron la fortaleza a una alcazaba de la que quedan sus dos aljibes. 

Además de toda esta belleza histórica, este trocito de Roma en Extremadura es la cuna del conquistador  Hernán Cortés, cuyo nombre bautiza la plaza principal del pueblo.

Estas son las cosas que no te puedes perder en tu visita:

Teatro romano (siglo I): Descubierto recientemente. Localizado en la ladera sur del Cerro del Castillo, dentro de los límites de un importante yacimiento arqueológico cuyos orígenes se remontan al Bronce Final y el período Orientalizante. Tras su excavación se han encontrado objetos, piezas y restos que pueden verse expuestos en el propio teatro y en el Museo Arqueológico de Badajoz.

Castillo: La fortaleza inicial, de origen árabe, fue conquistada por Fernando III en 1234. De la época musulmana apenas se conserva el aljibe, en el lado este de la torre del homenaje. El castillo fue destruido en 1354 por Pedro I de Castilla, por desavenencias con el alcalde de la fortaleza y fue reconstruido por Sancho de Castilla años más tarde, en 1373, con la estructura actual, aunque a lo largo del siglo XV se llevaron a cabo numerosas reformas. Desde lo alto del cerro, se puede disfrutar de vistas espectaculares. 

Puente de los Austrias (siglo XVII): construcción que atraviesa el Guadiana, con veinte ojos y templete conmemorativo central. Representa el tercer puente que el vado habría de conocer. El primero de aquellos, de época romana, fue destruido por una riada anterior a 1525. Un segundo, de traza renacentista, vino a ser erigido en 1575, pero fue devastado a su vez por una nueva crecida del Guadiana en 1603. El puente que hoy se contempla data de 1630, como atestigua un interesante templete hacia la mitad de su trayecto. Con todo, todavía es posible distinguir en ambas orillas los restos de los dos puentes que le precedieron.

Plaza de Hernán Cortés, con monumento del conquistador epónimo, obra de Eduardo Barrón (1890). Esta amplia y alargada plaza de más de 100 metros de longitud alberga en su interior el monumento en forma de estatua dedicada al "Conquistador". Al final de la plaza, pasando el monumento, se encuentra la sede del Ayuntamiento.
La Plaza de Hernán Cortés es un buen punto de partida para una visita a la ciudad dado que en las proximidades se encuentran otros lugares de interés como la Iglesia de Santa Cecilia o la Oficina de Turismo.

Iglesia católica de Santiago (siglos XIII y XVII): Erigida en las traseras del teatro romano, a medio camino entre el castillo y el casco urbano. Esta antigua parroquia acoge el Centro de Interpretación local, lugar donde se explica la evolución histórica de la villa.

Iglesia de San Martín (siglos XIII y XVII): Construida sobre los restos de un templo romano, fue modificada en siglos posteriores. Aun así, conserva el ábside románico, raro ejemplo de este estilo arquitectónico en latitudes tan meridionales. En su interior se custodia la pila en que fue bautizado Hernán Cortés. Desgraciadamente, este monumento no es visitable. Tanto la Iglesia de Santiago como la de San Martín conservan vestigios de su estilo románico original.

Iglesia de Santa Cecilia (siglo XVI): Única parroquia de culto en Medellín, cuyo nombre es el de la patrona de la villa. Su construcción se vio interrumpida cuando aún faltaban la torre y un tramo por edificar. El campanario actual corresponde a una iglesia anterior.

Si los estómagos empiezan a quejarse, un buen restaurante para saciar el apetito es Mesón La Cabaña, situado en la Plaza Quinto Cecilio. Allí podréis disfrutar de una comida tradicional muy bien guisada y de un estupendo servicio. Ofrecen una deliciosa paletilla de cordero, pero si queréis tomarla, debéis pedirla con antelación pues es por encargo.

 

Fotos