Hoy es Miércoles 16 de Enero de 2019
Editora Regional
El director de la Editora Regional afirma que la exposición ‘16 personajes que maravillan y… Miguel de Cervantes’ convierte a la biblioteca en “un lugar de encuentro”
En la exposición, los personajes van presentándose a través de 9 módulos-libro mediante imágenes y palabras.
  • Publicado: 11/01/2019 16:58
  • por: extremadura.com
  • 332

El director de la Editora Regional de Extremadura y coordinador del Plan de Fomento de la Lectura, Francisco Amaya, ha señalado que la exposición ‘16 personajes que maravillan y… Miguel de Cervantes’ es una muestra “que interactúa con el lector y que interpela al visitante”, al tiempo que ha subrayado que en ella “Miguel de Cervantes está en todos y cada uno de sus personajes, si bien él no es ninguno de ellos, lo que permite a los lectores verse en uno o en varios de estos personajes. Y esto es lo que debe ser la literatura: que los libros hablen de nosotros sin que seamos nosotros”.

Así lo ha señalado Amaya durante la inauguración de una exposición que permite convertir a las bibliotecas “en lo que desde la Consejería de Cultura e Igualdad creemos que deben ser: un espacio sociocultural y un lugar de encuentro, también con los clásicos, lugares accesibles y espacios que sirvan como núcleo irradiador de otras actividades como esta exposición”.

Durante la presentación de esta muestra, organizada por Acción Cultural Española y coordinada por la Consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura y la Biblioteca Pública del Estado ‘Bartolomé J. Gallardo’ de Badajoz, Amaya ha estado acompañado por la comisaria de la muestra, Rosa Navarro, así como por Quique Peña, responsable de la creación de arte de la misma, y responsables de la biblioteca pacense, y ha precisado que esta exposición “se incardina dentro de las estrategias del Plan de Fomento de la Lectura de la Consejería de Cultura e Igualdad”.

En la exposición, los personajes creados por Cervantes van presentándose a través de 9 módulos-libro mediante imágenes y palabras; son ellos los que trazan el recorrido de su obra, son sus creaciones literarias las que dibujan la inmensa figura de Miguel de Cervantes en la historia. Por ello, los protagonistas de la muestra son sus propios entes de ficción; pero sin olvidarle a él, a su creador.

‘16 personajes que maravillan y… Miguel de Cervantes’ se convierte en un lugar mágico y literario, con juegos de espejos, una mirilla, frascos de vidrio, un laberinto de naipes, lunas menguantes, unas extrañas gafas, ovejas y peces, una lluvia de monedas y, sobre todo, máscaras, muchas máscaras. Y todo a la vista de todos y en homenaje a su creador, el gran Miguel de Cervantes.

Una puerta de entrada ficticia da la bienvenida al visitante y le anima a entrar y adentrarse en un maravilloso mundo de fantasía para conocer a los personajes cervantinos que enriquecen nuestra vida. Tras la puerta, el recorrido se inicia con un gran cuadro cronológico, de forma esquemática, en el que se ve el trazado de su vida y obra situado en el contexto histórico y literario con datos y fechas.

La parte principal de la exposición se compone de 9 módulos-libro que se muestran abiertos. Los 8 primeros, de color rojo, contienen a 16 personajes, unidos dos a dos por pertenecer a la misma obra o al mismo texto impreso, salvo los que inician el desfile.

Se ha escogido el número 16 para subrayar el año de su muerte en 1616, aunque algunos de esos personajes llevan de la mano a otros, porque Rinconete no quiso dejarse retratar sin Cortadillo, ni la duquesa sin el duque, ni Chanfalla sin la Chirinos, ni tenía sentido dejar que saliese solo Berganza sin Cipión, ya que no hubiera sido imaginable el coloquio de los perros. Ni tampoco se podían separar a dos peregrinos que recorrieron paisajes fantásticos y reales para estar toda la vida juntos: Persiles y Sigismunda.

Por último, se presenta un libro dedicado exclusivamente al autor, Miguel de Cervantes.

La exposición muestra una secuencia cronológica de las obras salvo el módulo inicial que incluye su primera creación, ‘La Galatea’ (1585), una novela pastoril, y la última, ‘Los trabajos de Persiles y Sigismunda’, relato bizantino que se publicó póstumamente, en 1617.

Los libros abiertos presentan dos páginas en las que se sitúa la escenografía que representa a cada personaje, los elementos de atrezzo y explicación del decorado, y los elementos que identifican cada obra: personaje, título y libro al que pertenece, fecha y, junto a ellos, un resumen breve de la trama. En la parte que corresponde a las cubiertas del libro, se puede ver el título y el personaje para facilitar al público la localización de la creación literaria.

La muestra, que cuenta con el comisariado de Rosa Navarro Durán, catedrática de Literatura Española de la Universidad de Barcelona (España), y con Pedro Moreno (Premio Nacional de Teatro en 2015) como dibujante de los figurines de los personajes de Cervantes, ha sido producida por Acción Cultural Española y coorganizada con la Junta de Extremadura para introducirnos en el mundo de ficción de Cervantes e invitarnos a la lectura de sus obras.

LA EXPOSICIÓN

Se inicia así la inmersión en el mundo de ficción de Cervantes con los maravillosos retratos que Pedro Moreno ha dibujado de algunos personajes de las obras cervantinas. En el primer módulo-libro, a través del principio y final de la obra literaria de Cervantes, vemos a su primer personaje, la pastora Galatea, porque Cervantes empezó a novelar siguiendo un camino conocido, el de los libros de pastores (1585). Y junto a ella se puede ver a los protagonistas de ‘Los trabajos de Persiles y Sigismunda’, la novela bizantina que vio la luz en 1617, ya muerto el escritor.

Los módulos 2, 3 y 4 recorren la primera y segunda parte de ‘El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha’. Primero Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, porque su primera parte se imprime en 1605, y hubiera sido partir por la mitad a caballero y escudero si no se hubiera unido a ella la segunda parte, de 1615. Pero también Dorotea y el Caballero de la Blanca Luna, porque, la dama en una parte de El Quijote y el andante en otra, son actores magníficos representando un papel teatral ante caballero y escudero. Y los duques, y Clavileño, que mucho tiene que ver con ellos. Los seis personajes invitan a entrar de lleno en ese libro abierto que tiene que ser para todos Don Quijote de la Mancha.

A continuación, se pueden ver las ‘Novelas ejemplares’ (1613), a las que, por ser doce, se les ha dedicado el módulo 5 y el 6. Contienen cuatro retratos y sus trucos: Rinconete y Cortadillo, junto al licenciado Vidriera; ellos, entre naipes, y él entre frascos de vidrio. Y luego aparece bailando Preciosa, la gitanilla, bajo una lluvia de monedas gracias a su arte. Y a su vera, dos perros que hablan: Cipión y Berganza. Los visitantes, que podrán ponerse sus máscaras, comprobarán que es cierto tal prodigio.

En los siguientes libros, el módulo 7 y 8, el visitante descubrirá a cuatro personajes de teatro, de las ‘Ocho comedias y ocho entremeses’ nuevos que se publican en 1615. Se adelantan al ‘Viaje del Parnaso’, de 1614, porque su protagonista es nada menos que Miguel de Cervantes, y a él lo veremos al final. Los protagonistas ahora serán Chanfalla y doña Lorenza, que son esenciales en los entremeses ‘El retablo de las maravillas’ y en ‘El viejo celoso’. Y luego otros dos, ‘La gran Sultana’ y ‘Pedro de Urdemalas’, ya que ellos dan el nombre a las comedias en que cobran vida; pero hay que verlos retratados en su libro, tras la celosía ella, con sus máscaras él.

Y por fin, el autor, Miguel de Cervantes Saavedra. Cervantes tiene un libro-módulo completo, un espacio propio hecho de imágenes y palabras, en un audiovisual que recoge el discurso de su vida y obra de forma sencilla, pedagógica y sugerente. Es un libro único el suyo, donde se recuerda que todas esas creaciones literarias salieron de su genial imaginación e inmensa capacidad expresiva.

El módulo del escritor cambia el color exterior, a azul, y se le sitúa en un lugar destacado del espacio expositivo. El público podrá disfrazarse con la ropa y complementos típicos del Siglo de Oro: gorgueras, telas, gorros... que el visitante podrá encontrar en unos cajones situados en la parte posterior del módulo-libro.

Además, se podrá usar la cubierta del libro a modo de photocall para llevarse un recuerdo fotográfico de la exposición.