· ·

El presidente del Gobierno de Extremadura, José Antonio Monago, advierte que "si nuestras demandas políticas en defensa de los trabajadores de Caja Badajoz no son atendidas, el Gobierno de Extremadura no descarta nada, ni tan siquiera romper el SIP, algo que ya está estudiando el Ejecutivo extremeño".