· ·

La siguiente fase de control, se inicia en el matadero, donde tras verificar uno por uno los crotales metálicos, se procede a la colocación de un precinto indeleble de plástico a cada jamón ibérico y paleta ibérica identificando su calidad, la campaña y el emblema del Consejo Regulador.